Mente y Emociones – Kapha

La gente K suele tener personalidades muy estables, tan estables que pueden quedar paralizados por el análisis de las situaciones sin tomar ninguna decisión. Estudian detenidamente cada tema antes de comprometerse. Sin embargo, una vez que se han comprometido en una línea de acción suelen llevarla a cabo obstinadamente. A menudo hacen amigos lentamente, después de pensarlo bien pero cuando establecen una amistad ésta suele durar.

Los K son personas predominantemente tranquilas, reservadas, equilibradas y serias que disfrutan sobre todo de los placeres del hogar y la familia. La paciencia, la fortaleza y la humildad son virtudes corrientes en K. Estos rasgos en exceso pueden engendrar pasividad y fijación, posesividad y avaricia.

La suficiencia innata de la persona de tipo K hace que estén menos motivadas que los demás para desarrollar su personalidad.  No son fanáticos pero la fe en lo que creen es firme e inquebrantable, aunque ello esté motivado por un deseo de mantener el statu quo. NO obstante los K suelen ser por naturaleza más compasivos que los demás. Tal vez sean más maternales por la fuerte influencia del elemento tierra en sus caracteres, la Madre Teresa es un buen ejemplo de este perfil.

La forma en cómo K se enfrenta a una situación estresante es evitativa, es decir, eluden cualquier tipo de confrontación con los demás aun cuando existan razones más que de peso para hacerlo. Tienen un fuerte desinterés por el cambio por lo que su sensibilidad emocional suele manifestarse cuando se ven sometidos a situaciones imprevisibles y lo hace como los avestruces que meten la cabeza debajo del ala esperando que, si ignoran la situación, ésta desaparecerá como por arte de magia. Les cuesta mucho reaccionar, se guardan las emociones para sí mismos, pero una vez que lo hacen pueden sentir mucho miedo o mucha ira.

Los K recuerdan fácilmente las sensaciones físicas y las emociones que estas sensaciones les evocan. De hecho las emociones influyen a menudo en su pensamiento tanto o más que la percepción física de las cosas. A menudo piensan con sus emociones y perciben la conexión entre las palabras y las formas. Son fundamentalmente kinestésicos, su humor es estable, no cambia con facilidad y tienen mucha resistencia.

Aunque sus opiniones y creencias son estables, también son flexibles, escuchan y analizan si encuentran razonable un cambio de opinión o actitud, si es así, lo harán con todas las consecuencias.

Los K son muy lentos para captar la información pues la procesan a través de las sensaciones, por eso no se les puede meter prisa y necesitan que les digan más de una vez una cosa para que se les grabe en la memoria, incluso tienen que repasar varias veces las lecciones cuando estudian hasta que las aprenden. Ahora bien, una vez que lo han aprendido, lo recordarán para siempre. Tienen memoria de elefante.

Los K son personas predominantemente tranquilas, reservadas, equilibradas y serias que disfrutan sobre todo de los placeres del hogar y la familia. La paciencia, la fortaleza y la humildad son virtudes corrientes en K. Estos rasgos en exceso pueden engendrar pasividad y fijación, posesividad y avaricia.

La suficiencia innata de la persona de tipo K hace que estén menos motivadas que los demás para desarrollar su personalidad.  No son fanáticos pero la fe en lo que creen es firme e inquebrantable, aunque ello esté motivado por un deseo de mantener el statu quo. NO obstante los K suelen ser por naturaleza más compasivos que los demás. Tal vez sean más maternales por la fuerte influencia del elemento tierra en sus caracteres, la Madre Teresa es un buen ejemplo de este perfil.

La forma en cómo K se enfrenta a una situación estresante es evitativa, es decir, eluden cualquier tipo de confrontación con los demás aun cuando existan razones más que de peso para hacerlo. Tienen un fuerte desinterés por el cambio por lo que su sensibilidad emocional suele manifestarse cuando se ven sometidos a situaciones imprevisibles y lo hace como los avestruces que meten la cabeza debajo del ala esperando que, si ignoran la situación, ésta desaparecerá como por arte de magia. Les cuesta mucho reaccionar, se guardan las emociones para sí mismos, pero una vez que lo hacen pueden sentir mucho miedo o mucha ira.

Los K recuerdan fácilmente las sensaciones físicas y las emociones que estas sensaciones les evocan. De hecho las emociones influyen a menudo en su pensamiento tanto o más que la percepción física de las cosas. A menudo piensan con sus emociones y perciben la conexión entre las palabras y las formas. Son fundamentalmente kinestésicos, su humor es estable, no cambia con facilidad y tienen mucha resistencia.

Aunque sus opiniones y creencias son estables, también son flexibles, escuchan y analizan si encuentran razonable un cambio de opinión o actitud, si es así, lo harán con todas las consecuencias.

Los K son muy lentos para captar la información pues la procesan a través de las sensaciones, por eso no se les puede meter prisa y necesitan que les digan más de una vez una cosa para que se les grabe en la memoria, incluso tienen que repasar varias veces las lecciones cuando estudian hasta que las aprenden. Ahora bien, una vez que lo han aprendido, lo recordarán para siempre. Tienen memoria de elefante.

Por esta razón les cuesta mucho irritarse pero una vez enojados, las personas K nunca olvidarán esa ofensa.

En general los K disfrutan de los hábitos, a veces hasta el punto de hundirse en la rutina. Siempre tienen dinero ahorrado para tiempos difíciles y pueden virar a la avaricia. A veces ceden al gasto emocional pero normalmente creen que el dinero está hecho para acumularlo.

En cuanto a los negocios, los K son estabilizadores, no son personas famosas como filósofos teóricos o ingenieros Esto se puede traducir en inflexibilidad y resistencia al cambio pero si alguien les confía la dirección de un proyecto o un negocio lo harán funcionar como una seda.

 

Declaración del autor:

El único propósito de este articulo es proporcionar información sobre la tradición del Ayurveda. Esta información no está diseñada para usarse en el diagnóstico, tratamiento, cura o prevención de ninguna enfermedad. Si tiene algún problema serio de salud aguda o crónica, consulte a un profesional de la salud capacitado que pueda evaluar completamente sus necesidades y abordarlas de manera efectiva. Si lo deseas, solicita una consulta conmigo. No practiques por tu cuenta la toma de hierbas o el uso aceites esenciales. Extrema las precauciones durante el embarazo o la lactancia

Tags:


Para mejorar la experiencia de navegación, utilizamos cookies, como la mayoría de webs. Si continuas navegando entendemos que estás de acuerdo con nuestra política de cookies. Leer más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar